Cuando ponemos en práctica el Feng Shui debemos tener en cuenta multitud de detalles, porque al estudiar las energías que fluyen por nuestra casa empezamos a ser conscientes de cómo estamos nosotros y nuestras cosas expuestos a esas energías.

   Una de las cuestiones que suelen pasarse por alto son las fotografías familiares, aquellas imágenes que nos traen gratos recuerdos o que conservan la memoria de quienes, por cualquier motivo, ya no están a nuestro lado. Las fotografías de nuestros seres queridos conservan una buena carga energética de las personas a las que representan y creo que por eso debemos cuidarlas especialmente.

   ¿Qué ocurre? Que habitualmente colocamos las imágenes en los lugares que nos parecen más bonitos o allí donde podemos contemplarlas mejor. Pero es posible que el lugar elegido para colocarlas no sea el más idóneo desde el punto de vista del Feng Shui.

   El Feng Shui del Bagua suele recomendar que situemos las imágenes familiares en la zona Este de la vivienda, porque ese sector, con su energía de crecimiento, representa a la familia y especialmente a los antepasados. Éste será, pues, un buen lugar para colgar las fotos familiares, siempre que se respeten unos cuantos requisitos.

   Durante este año 2011, por ejemplo, no conviene mover la energía del Este, porque allí se encuentra el delicado Gran Duque Júpiter, al que no le gusta que se hagan obras, ruidos ni movimientos bruscos en su presencia. Dejemos pues hasta el año próximo la idea de cambiar cualquier cosa en el Este de casa.

   Pero tengamos en cuenta además otras cuestiones referentes a la energía.

   -No debemos colocar fotografías familiares frente a la puerta del cuarto de baño porque simbólicamente estaremos enviando a las personas que salen en la imagen constantemente energía procedente del aseo. Tampoco es bueno situar estas imágenes justo debajo del lugar donde hay un baño en el piso superior, pues también “filtra” su energía hacia abajo. 

   -No debemos colocar fotos familiares justo enfrente de la puerta principal, porque también la imagen se verá expuesta a la continua entrada de energías extrañas, que pueden ser en ocasiones poco favorables.

   -Lo mismo ocurre en el lugar donde empieza una escalera. No es el lugar más adecuado para colocar las imágenes de la familia, porque la escalera precipita la energía hacia abajo y esa influencia (tipo “flecha envenenada”) caería continuamente sobre las personas que salen en la foto.

   -Olvídate de decorar el sótano, el trastero, el baño o sitios especialmente solitarios, oscuros y poco ventilados con fotos de la familia. 

   -La pared donde termina un pasillo particularmente largo y estrecho tampoco es buena para colgar las fotos de la familia, porque los pasillos hacen que la energía se mueva en línea recta y a gran velocidad, de forma que serán nuestras queridas fotos las que reciban una energía nada favorable.

   -Debemos evitar que las fotos estén recibiendo en todo momento la pésima energía de alguna “flecha envenenada” que le apunte directamente, como una viga, una esquina afilada de un mueble o cosas por el estilo.

    -El comedor suele ser un lugar adecuado para colocar nuestras fotos familiares, porque simbólicamente estaremos invitando a nuestros seres queridos representados en ellas a participar de las celebraciones y los momentos más importantes de nuestra vida.

   En general debemos pensar en las imágenes de nuestros seres más queridos como en ellos mismos y colocaremos sus fotos en lugares relevantes, donde reciban el respeto y la energía que merecen. Por lo demás, también debemos cuidar que el marco esté en perfectas condiciones, así como el cristal que cubre la fotografía. Elijamos siempre fotos donde nuestros familiares se vean guapos, sanos y rebosantes de felicidad. Y cuando algún familiar deje de traernos buenos recuerdos y excelentes emociones, saquemos su retrato de nuestra casa y cambiémoslo por el de otra persona que nos haga sentir mejor.